Inflamado por la narrativa caballaresca, la que salva al indefenso labriego o al errabundo galeote, y que da en prenda su honor en pro de inspiradora Dulcinea, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, se construyó monstruos monopólicos a los cuales embestir valientemente acusándoles de provocar la escasez de un solo medicamento (urgente, por supuesto, el metrotexato, para atender a enfermos de cáncer) cuando en la pasada licitación E-4 consolidada de medicinas sólo se adquirió el 16% de los requerimientos del sistema público de salud.
El subsecretario acusó esta semana a la empresa PISA que dirige Carlos Álvarez, de hacer el sucio y ruin juego monopólico de no proveer al sector público un medicamento que salva vida…. cuando es de todos es conocido -y hasta existen fotografías en las redes- de que fue la propia Secretaría de Salud (que encabeza el ahora ausente Jorge Alcocer) quien en el primer trimestre de 2019 clausuró las líneas de producción de esa empresa por presuntos fallos en el proceso de fabricación del metrotexato.
También es conocido que la propia SSA pidió a PISA que se liberaran 36 mil dosis de las retenidas para atender las urgencias del otoño pasado, y que el contrato de proveeduría al sector público se venció el pasado 31 de diciembre sin que se haya hecho por escrito -cual exige la normatividad de compras públicas- de extender los contratos. Y todavía más ilustrativo del desparpajado y quijotesco embate cuando López-Gatell acusa de monopolio a esa empresa y al mismo tiempo asevera que existen otros 6 proveedores. Vaya, independientemente de la especialidad del subsecretario, le urgen unas lecciones de economía que le muestren que “monopólico” refiere a “un” solo proveedor, no a dos o más.
Empero, la heroica gesta contra la corrupción y los monopolios, evade un problema serio que no puede evadir: se adquirió menos de una quinta parte de las medicinas que para este año requiere el sector público, que sólo se han empezado a comprar bajo un esquema de compra directa el otro 84% de especialidades terapéuticas y aún no se contra a los sistemas de transporte que llevarán los productos a clínicas y hospitales.
Este es el “Caballero de los Espejos” que se mostrará ante las buenas intenciones en materia de salud.

AIMC, 6 MIL
MILLONES 2020
En la SHCP de Arturo Herrera todavía hace cuentas sobre la petición de 6 mil millones de pesos de presupuesto solicitado por el AICM, el que dirige Jesús Rosano García, debido que por un lado están empeñados los TUA´s para un aeropuerto (el NAIM) que no se construirá, al tiempo que las necesarias mejoras en pistas, plataformas y en hasta instalaciones sanitarias, no aumentarán la capacidad para atender viajeros de un aeropuerto sobresaturado. A lo mejor el presupuesto se reduce a 5,200 millones de pesos, previendo que la nueva Terminal 3 tendrá que esperar a que se pueda demoler el hangar presidencial que alojará de nuevo al pródigo TP01.

LUMO CUMPLE
El crecimiento que ha tenido el sector arrendamiento no es casual, porque ante el poco margen presupuestal de entidades públicas federales y gobiernos estatales, es una excelente alternativa que además no compromete gasto en activo fijo sino renta de equipamiento urbano y vehículos, por ejemplo. Un buen ejemplo es la sofom Lumo Financiera del Centro, de Luis Montaño, quien inicia el año a tambor batiente con contratos celebrados con el gobierno de Puebla, que encabeza Miguel Barbosa, y con Segalmex a cargo de Ignacio Ovalle.

mflores37@yahoo.es
@mfloresarellano