Article inline ad

Bien dicen que al perro más flaco se le cargan más las pulgas, digo, pues justo cuando nos estábamos acostumbrando a la cuesta de enero, a la violencia sin fin, al desviejadero de enero, a los movimientos de los políticos que están comenzando rumbo al 2021, a los baches y los achaques, y a los demás jinetes del miniapocalipsis que cada quien trae a cuestas, aparece en el panorama una bacteria mortal que ataca a quien se le cruce por enfrente, sin que la mayoría de los médicos sepan qué hacer, y eso no es justo.
Pero, ¿qué le vamos a hacer? No nos queda más que aguantar; hacer de tripas corazón y enfrentar cuanto desafío se nos ponga enfrente, pero sin perder la fe y las ganas de seguir viviendo con optimismo. Es en estos momentos difíciles cuando se hace necesario sacar fortaleza de nuestro pasado, y trabajar por un futuro más promisorio para nuestra comunidad.
Es difícil, lo sabemos, pero no vamos llorar, ni lamentarnos. Es momento de recordar que, sólo estando apoyados en el más Grande, podremos resistir los fuertes vientos que nos sacuden.
Es ahora, en estos momentos rudos, en que tenemos que echar mano de todas las herramientas, artilugios, sabiduría, (o lo que gustes), que con el paso del tiempo hemos ido archivando en nuestra mente y en nuestra alma, para no caer abatidos. Es tiempo de mirar al frente y recordar que casi siempre hemos estado preocupados por algo, y que con el paso del tiempo, el agua vuelve a su cauce. También, es momento de recordar que nadie nos dijo que la vida era fácil, pero sí que vale la pena vivirla.
Es posible que a este pobre perro flaco se le sigan cargando las pulgas, pero, igual, este perro flaco tiene sus uñas y un buen amo que le ayuda a quitárselas. Ese amo está ahí, siempre en espera, para quien lo busque.
Para mañana todo habrá pasado y viviremos muchos días más de alegría, hasta que los malos tiempos regresen y así, sucesivamente, hasta el final de nuestra vida.
Bien sabemos que las malas experiencias no sirven de nada si no nos ayudan a valorar las buenas, y que tanto dolor sólo nos traerá la fuerza necesaria para salir adelante.
El presente nos dice que urge más humanismo y dejar a un lado nuestro egoísmo, para darnos cuenta que todos nos necesitamos y, reconocer, que la existencia del hombre sobre la tierra, habrá perdido su razón de ser si seguimos arropados por la avaricia, la ignorancia, los cacicazgos, las mentiras, la inconsciencia y demás males propios de quienes se han olvidado de Dios.
“Dime lo que quieres y te daré lo que necesitas” Doobie Brothers
[email protected]