Article inline ad

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo hoy a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, que “la interferencia extranjera está complicando la situación en Libia”.

“Los líderes (Trump y Erdogan) acordaron la necesidad de reducir la escala en Idlib, Siria, para proteger a los civiles”, informó el diario The Hill horas después de que el parlamento turco aprobó un proyecto de ley para enviar tropas en apoyo al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA).

La Casa Blanca no emitió de inmediato una declaración sobre la comunicación telefónica entre los dos líderes políticos ni devolvió una solicitud de comentarios, pero medios locales afirman que también abordaron la situación de Siria durante la llamada.

El gobierno de Trípoli ha estado bajo ataque militar desde abril por el general Khalifa Haftar, respaldado por los rivales regionales de Ankara: Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos.

Por ello, para Turquía el despliegue es vital proteger sus intereses en Libia y el Mediterráneo oriental.

Al caer Muamar Gadafi, Libia se hundió en la guerra civil entre facciones. El mariscal Hafter controla el noreste del país, con sede en Bengasi, y cuenta con el apoyo de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Rusia.

Desde 2014, Estados Unidos ha dirigido incursiones aéreas contra el Estado Islámico (EI) en Siria.