Article inline ad

Pagó cerca de $80 mil para que a la postre se le deformaran

Luego de soñar con un gran trasero, Jabrena, una mujer inglesa, pagó 80 mil pesos por una cirugía estética que le ayudaría a cumplir ese objetivo.

Sin embargo, lo que no esperaba es que con el tiempo los implantes colocados en el derrière empezaran a girar dentro, le ocasionaran gran dolor y deformidad.

A las dos semanas de la operación quirúrgica, la hinchazón empezó a bajar, pero el implante se podía ver en un costado, como si fuera un pliegue, pero después este se volcó, cosa que ocurría hasta 5 veces a la semana.

Médicos cirujanos que se enteraron del caso dijeron que la cirugía estuvo mal realizada, pues los implantes estaban mal ajustados, y si quería evitar eso, el problema vendría después, ya que la piel de los glúteos quedaría flácida y se vería peor.

Pero Jabrena no lo pensó dos veces, pues quería un pequeño, lindo y agradable trasero, y pidió que le fueran retirados, así como el líquido generado y sustituido con implantes chicos, por lo que ahora luce un trasero pequeño, pero bien formado.