A un año del inicio del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural concretó un nuevo modelo para la autosuficiencia alimentaria ​y desarrollo del campo, a través de fomentar una mayor productividad, incluir a pequeños productores en los apoyos gubernamentales e incrementar las prácticas sostenibles frente a los riesgos agroclimáticos.

Los programas prioritarios que opera la dependencia federal están enfocados a otorgar apoyo directo y oportuno a pequeños productores del sector agrícola, pecuario y pesquero, garantizar pagos y entregas directas al productor eliminando a intermediarios, respaldar el sur sureste y zonas de atención prioritaria (estados con población indígena y con alta y muy alta marginación), destinar mayor proporción del presupuesto a beneficiar a pequeños y medianos productores, actualizar padrones de beneficiarios para transparencia y rendición de cuentas, y propiciar la concurrencia con programas sociales para mayor sinergia productiva social.

En el nuevo modelo destaca el ejercicio de mayores recursos de manera directa a pequeños y medianos productores: 20 mil 500 millones de pesos en 2019 (39 por ciento del total presupuestado para transferencias, asignaciones y subsidios), contra 15 mil 063 millones de pesos en 2018 (26 por ciento). Para 2020 se tiene proyectado destinar en este rubro 23 mil 310 millones de pesos (con lo que crecen a 68 por ciento estas participaciones en el presupuesto aprobado).