Article inline ad

En esta época invernal aumentan complicaciones para personas asmáticas debido a las bajas temperaturas.

Por: Alma Aguilar

Al percibir las alteraciones de este padecimiento, durante la época de frío, se recomienda acudir al médico ante los primeros síntomas y recibir el tratamiento adecuado.

“Con el frío se acelera el asma bronquial y rinitis alérgica, esto a causa de las infecciones de vías respiratorias y de la proliferación de polvo y otros elementos alérgenos”, destacó el encargado de la Cruz Roja.

José Luis Ocegueda, explicó que, aunque ambas enfermedades tienen síntomas característicos en fase aguda -insuficiencia respiratoria y flujo nasal respectivamente-, la persona debe ser diagnosticada y tratada de acuerdo con el origen del problema, sea infeccioso o alérgico.

Es importante que las personas con estas enfermedades se mantengan atentos ante manifestaciones de tipo respiratorio como sensación de opresión en el pecho, agitación o cansancio al caminar o subir escaleras ya que son síntomas de un problema bronquial crónico exacerbado.

Resaltó que niños y adultos mayores son más vulnerables a complicaciones respiratorias asociadas al asma bronquial, pero una persona con asma o rinitis crónica también puede llegar a la gravedad si no atiende patologías aparentemente inofensivas, como un resfriado.