A punto de terminar el año, el Gobierno no ha podido gastar el dinero que le fue aprobado por el Congreso y que estaba calendarizado, según el Informe Mensual de Finanzas Públicas presentado por la Secretaría de Hacienda (SHCP).

En el periodo enero y octubre de 2019, el gasto programable del sector público, es decir, aquel que tiene asignado un calendario, fue de 3.34 billones de pesos, inferior en 65 mil 707 millones de pesos respecto al planeado y 2.3 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado.

En general, en 10 meses, el Gobierno ha ejercido menos recursos respecto a los estimados.

En total, el gasto neto pagado se ubicó en 4 billones 579 mil millones de pesos, monto menor al previsto en el programa en 155 mil millones de pesos, de los cuales 65 mil 700 millones corresponden a gasto programable y 89 mil 600 millones de pesos a no programable.

Dentro de este último renglón destaca que el costo financiero de la deuda sumó 482 mil 983 millones de pesos, monto 42 mil 378 millones de pesos por debajo del previso.

También destaca un menor gasto en 10 mil 700 millones de pesos de la administración pública centralizada, la cual incluye a secretarías y dependencias del Gobierno federal.

La dependencia además informó que el IMSS ha ejercido 15 mil 327 millones menos que el programa y el ISSSTE 12 mil 290 millones de pesos.

En tanto, las participaciones a estados y municipios están 36 mil 990 millones por debajo del programa.

Respecto a ingresos, los totales registraron una reducción de 0.3 por ciento con relación a enero-octubre del año pasado, principalmente por la caída de 8.3 por ciento en los petroleros y el incremento de 1.6 por ciento de la recaudación.

En 10 meses, el balance público presentó un déficit de 154 mil 100 millones de pesos, el cual se compara favorablemente respecto del balance público programado para el periodo, que consideraba un déficit por 334 mil millones de pesos.