El ex funcionario dice que no está dispuesto a ser parte de una calumnia

Luego de ser separado de su cargo como cónsul de México en Las Vegas, Nevada, Víctor Alberto Barreras Castro renunció a su cargo, medida que asumió para no seguir siendo objeto de una calumnia, indicó.

Su dimisión la notificó al director general del Servicio Exterior y de Recursos Humanos de la cancillería, Moisés Poblano, el 12 de noviembre y explicó que su determinación es motivada por una decisión personal.

“Con honor y transparencia me defendí asegurando no contar con antecedentes penales ya que no hay pruebas en mi contra porque los hechos de los que fui acusado no existieron y no fueron confirmados ni por la supuesta víctima ni por sus padres”, señaló.

Aseveró que luchará por restituir su honor y su reputación, dañada por las acusaciones en su contra, las cuales consideró como producto de intereses políticos y linchamientos mediáticos.

El 21 de septiembre, Barreras Castro recibió nombramiento como cónsul en Las Vegas; sin embargo, el 29 de octubre, Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), ordenó su suspensión al conocer que en 2011 enfrentó cargos en Sonora por presunto abuso sexual de una menor.

Sin embargo, en su momento, indicó el excónsul, la supuesta ofendida reconoció que jamás habían sostenido relaciones sexuales y que todo derivó de una situación escolar; además, los padres de la menor revelaron que actuaron como una reacción, sin pensar si las cosas habían ocurrido así.