El animalito lloraba por lo que le habían hecho

“¡Mentalidad idiota la que tienen algunos humanos!”, dijo un joven malasio que se topó en la calle con una imagen que le caló el corazón y le conmovió el espíritu.

Y es que Shazreen Othuman vio a un perrito hambriento y hurgando en la basura, buscando algo qué comer.

Lo extraordinario y que le dolió fue que el can no tenía un color normal, sino verde, lo que lo hizo tomarle varias fotos y subirlas a su cuenta de Facebook.

El día que las publicó fueron replicadas cientos de veces, desencadenando una ola de críticas en contra del maltrato animal, pues la pintura daña la piel del animal y provocar infecciones y hasta quemaduras.

Las imágenes consignan al perrito verde buscando algo qué comer en una bolsa con desechos.

Este caso es similar al ocurrido en China, donde una cafetería utilizó a unos perros raza chow-chow, y los pintó como pandas para dar la bienvenida a los clientes, hecho que generó indignación entre los usuarios de las redes sociales.