Article inline ad

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó que la muerte de Karla Pontigo Lucciotto, ocurrida en 2012, sea investigada nuevamente con perspectiva de género como un probable feminicidio y no como un accidente.

A propuesta del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, la Primera Sala del máximo tribunal del país concedió un amparo a María Esperanza Lucciotto López y Fernando Zahid Lucciotto López, madre y hermano de Karla, quien en octubre de 2012 fue hallada desangrándose en la oficina de la discoteca Play en San Luis Potosí.

Un año más tarde, la Procuraduría General de Justicia del Estado determinó que la muerte fue accidental al chocar la joven con un cristal y señaló al gerente del local de “homicidio culposo”, por lo que pudo seguir el proceso en libertad.

Por determinación de la Corte, en el desarrollo de la investigación, el ministerio público deberá informar a los quejosos sobre los avances de la misma, así como permitir su intervención para que, en ejercicio de sus derechos constitucionales, se les permita ofrecer pruebas y estar presentes en el desahogo de las diligencias necesarias.