La artesanías son productos hermosos y muy elaborados, tristemente son poco valorados y muy mal pagados. 

Recientemente se viralizó en redes una triste imagen en la que se observa a una artesana purépecha cabizbaja por no poder vender sus servilletas bordadas, pese a que sólo las da a 40 pesos.

De acuerdo con el post publicado en Facebook su nombre es Adela Vidales y es originaria de la comunidad de Turícuaro.

La mujer vende sus artesanías en Michoacán, en Uruapan y San Juan Nuevo Parangaricutiro.