Permaneció recluido un año y 7 meses, purgando una sentencia de 8 a 10 años de cárcel

En cumplimiento a una orden tomada la noche del jueves por el Supremo Tribunal Federal de Brasil y luego de permanecer recluido por un año y 7 meses en una cárcel de Curitiba, este viernes el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva dejó la prisión.

De 74 años, seguirá purgando condena pero en libertada.

La prisión en la que se encontraba el exmandatario se localizaba en el Estado de Paraná, donde estaba recluido desde el 7 de abril de 2018.

Lula salió por su propio pie y resguardado por sus abogados; por su actual mujer, Rosángela da Silva y por algunos correligionarios.

“¡Lula libre! ¡Lula libre!”, gritaban sus seguidores y escuchó el himno nacional.

Danilo Pereira Jr., juez de la 12ª Sala Criminal de Curitiba, decretó su libertad, con base en una decisión del Supremo Tribunal Federal.

Lula cumplía una pena de 8 años y 10 meses de reclusión tras haber sido declarado culpable de privilegios a cambio de favores políticos a la constructora OAS.