Article inline ad

Otro héroe civil tenía al muchachito de la playera para que no se tirara

Decidido a quitarse la vida, un jovencito de 17 años se apostó en un puente peatonal, cuando fue abordado por unos oficiales, quienes con una invitación a “echarse” unos tacos lo disuadieron.

Los valientes oficiales de la Policía capitalina que evitaron la tragedia, Atanasio Rosas Perfecta y Bartolo Vicente Martínez, están adscritos a la Unidad de Protección Ciudadana (UPC), Lindavista.

El hecho se registró en la Ciudad de México, en el puente ubicado en Calzada de Ticomán e Insurgentes, en la colonia Residencial Zacatenco, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

Se indicó que personas que pasaban por el lugar intentaron que el chico no se lanzara, pero como no lo conseguían, llamaron a la autoridad.

Dos hombres de azul acudieron al lugar de los hechos y vieron que un jovencito de 17 años estaba al borde del puente y a Saúl Vázquez Rojas, de 35 años de edad, que sujetaba al menor de la camisa, por la espalda.

Los uniformados calmaron al chico e intentaron convencerle de que no lo hiciera. Poco a poco dejó de forcejear con Saúl y después de varios minutos los policías Atanasio y Bartolo le dijeron que era muy joven para morir y, para terminar de convencerlo, lo invitaron a cenar tacos.

El chico explicó que no tenía familia en la CDMX, tampoco dinero, y sí mucha hambre.