Al pequeño le destrozó los intestinos; sigue hospitalizado en espera de un trasplante

En el 2014, un depravado hombre, vecino de un pequeñito de 7 años de edad, lo invitó a su casa. El bajo deseo hizo que abusara sexualmente del pequeño. A raíz de la violenta agresión, el niño sufrió el destrozo de sus intestinos que lo mantienen, al día de hoy, hospitalizado.

Omar Alberto Verón, alias “El Japo”, es el responsable de la violación. El incidente se registró en la comunidad de Resistencia, en Chaco, Argentina, y deberá purgar una condena de 40 años de cárcel.

Aprovechándose de que uno de sus hijos era amigo de la víctima, el tipo lo invitó a su casa, donde, para que los gritos de dolor del infante no fueran escuchados, encendió una máquina podadora. Se indicó que en la violación participó otro menor de edad.

Luego de su bajeza, el pequeño se fue a su casa; sin embargo, no reveló el hecho, pues el tipo lo amenazó con matarlo.

Como el dolor era muy grande y debido a las fiebres altas que padecía, los padres lo llevaron al en el Hospital Garrahan, donde determinaron que el chico había sido violado, pues presentaba sus intestinos totalmente destrozados, por lo que denunció los hechos a la Policía.

Derivado de la violación, el pequeño fue intervenido quirúrgicamente y vieron la real magnitud del hecho: había destrucción tan complejo de los intestinos, que tuvieron que extirparlos.

Actualmente con 12 años de edad, el niño apenas puede comer por la boca y espera un trasplante de órganos, además del daño sicológico irreversible.