Además, era violentado por la abuela y una tía, que le daban de golpes para corregirlo

Una “valiente” madre tendrá que responder a la autoridad en por haber quemado a su niñito de 3 años de edad con agua hirviendo, por haberse hecho pipí.

La mujer fue identificada como Patricia, de 29 años de edad, madre de tres hijos más, y también permitía que la abuela de 55 años y una tía de 23, golpearan al menor para “corregirlo”.

Michael Morris, de la Oficina del Fiscal del Condado, de Nueva Jersey, Estados Unidos, explicó una enfermera de la escuela del niño se dio cuenta del hecho, pues le vio ampollas y quemaduras en las piernas, por lo que de inmediato informó el  hecho a la Policía.

La mujer fue arrestada y confesó en la Corte que le ordenó a su pequeño que se metiera en la bañera, se quitara la ropa y le echó agua hirviendo en el cuerpecito, como castigo por hacerse encima.

El niño sufrió quemaduras de segundo grado en el pecho y la parte media del cuerpo.

Además, el pequeñito tenía golpes y lastimaduras en la cara, en el estómago y en la espalda, al parecer, consecuencia de maltrato sistemático por parte de los demás miembros de la familia, quienes también fueron arrestados.

“Este niño vivió sus primeros tres años en una casa de horrores”, dijo el fiscal Morris.