Su familia creyó que había perecido en un accidente en moto; horas más tarde se apersonó y casi los infarta

A horas de llorar su muerte y sepultar dignamente “sus restos”, una familia aldeana de Gesikan, Indonesia, se llevó una sorpresa que casi les infarta, pues el hombre que creían haber entregado a la Madre Tierra, apareció por la puerta de su casa sano y salvo.

Sunarto, de 40 años de edad, había sido declarado muerto por la autoridad, tras haber “perecido” en un accidente de motocicleta.

Medios locales consignaron el luto de la familia por la pérdida, cuando siete horas después de las exequias fúnebres, el “muerto” no estaba tan muerto, pues se regresó a casa como si nada pasara.

La confusión se generó cuando un hombre quedó irreconocible en un percance.

Al no tener identidad del fallecido, con la matrícula de la motocicleta dieron con el nombre del propietario, que resultó Sunarto, por lo que el jefe de Policía dio por sentado que él era la víctima.

Sunarto tuvo conocimiento del hecho y fue con su familia para aclarar el asunto.

Explicó que el muerto era un hombre con quien tres meses atrás tenía una deuda, por lo que como prenda le dio la moto.

Ahora, con la aclaración, el nombre de Surato fue cambiado de la lápida y puesto el de la real víctima.