Se despidió de los escenarios en abril de 2016 en el Estadio Azteca, pero Vicente Fernández volvió el domingo a cantar durante un homenaje especial que se le rindió en Guadalajara, tierra que lo vio nacer hace 79 años.

La celebración por sus más de 50 años de carrera, promovida por el Ayuntamiento tapatío, fue lo que hizo que el ícono mexicano volviera a entretener a sus fans en un concierto gratuito, que se llevó a cabo en la explanada del Instituto Cultural del Hospicio Cabañas.

Sonriente, a paso lento y cuidado todo el tiempo por dos elementos de seguridad para evitar que tropezara, “El Charro de Huentitán” subió al entarimado a las 18:45 horas, poco antes de lo programado.

“Estoy muy contento por estar en este lugar y en mi casa, acompañado por todos ustedes. Muchas gracias por su cariño, siempre.

“Les vamos a cantar unas canciones, no muchas, pero sí con todo el cariño”, saludó antes de entonar clásicos rancheros como “Lástima que Seas Ajena”, “Hermoso Cariño” y “Las Llaves De Mi Alma”, entre otras.

Entre cada interpretación, el público lo aclamó con cariño con gritos como “¡Chente!” o “¡Eres El Rey!”.

Su voz se escuchaba casi impecable, aunque en ocasiones se desfasaba de la música, y confundió una estrofa del tema “Te voy a Quitar de En Medio” por “Mujeres Divinas”, pero su fieles le siguieron aplaudiendo. El magno concierto de su despedida en el Estadio Azteca duró casi cuatro horas; anoche, fueron solo 54 minutos, suficientes para mostrarse contento de volver al escenario de esta manera.