Empresarios de la localidad se preparan para cumplir con la reciente aprobación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, y atender los factores de riesgo psicosociales a los que se enfrentan sus trabajadores, como lo es el estrés laboral, ansiedad y otros desequilibrios.

Para entender estos factores, existe coordinación entre el sector empresarial y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo José de Jesús Nares Félix, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), detallando que la NOM 035, obedece a la Reforma Laboral y estará vigente desde el 23 de octubre.

Por: Fabiola Navarro

“El IMSS está comenzando a acercarse para dar talleres y cursos en materia de prevención de estrés dentro de las empresas, entendemos que esto viene a ver mucho con la salud y el desempeño dentro de una compañía, yo creo que es positivo, a todos los patrones nos interesa que estén bien nuestros empleados”, expuso

Destacó que existen muchos factores para que se dé el estrés laboral, desde el hecho de la movilidad al trabajo, no contar con aire acondicionado en un lugar saturado, jornadas mayores a 8 horas, entre otros.

Para poder cumplir con esta normativa contemplada ya dentro de la Ley Federal del Trabajo, también se han acercado a otras instancias como el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson), universidad que puede facilitar instalaciones para actividades deportivas entre empleados de distintas empresas, partiendo del hecho de que la activación física puede liberar estrés y mejorar la salud de las personas.

CONOCE MÁS SOBRE LA NOM 035

La NOM 035 pretende establecer entornos organizacionales favorables, capacitación acorde a las responsabilidades del puesto, los trabajadores pueden aportar ideas para mejorar su trabajo, hay distribución adecuada de la carga laboral y respeto a la jornada, además de evaluar el desempeño y reconocerlo.

Va a ser aplicada en todos los centros laborales del país, dependiendo de la cantidad de empleados serán las disposiciones que se deban cumplir.

Uno de los objetivos de la norma, es eliminar los ambientes laborales tóxicos que generen factores de riesgo psicosocial.

Las empresas no están obligadas a crear horarios flexibles y cada centro de trabajo tiene la elección de definir sus mecanismos.