Article inline ad

Javier Burillo Azcárraga, señalado por el homicidio involuntario de su hijo de 11 años durante un paseo en el mar, viajaba en un bote Protector Targa 33, de 10 metros de largo, en el que volvía de un puerto en San Francisco con dirección al Club de Yates de Corinthian, en Tiburón, California.

En su declaración ante la Policía local, Burillo reportó el incidente a las 19:00 horas del domingo pasado y aseguró que su hijo de 11 años y el mayor de 27 años salieron por la borda cuando se encontraban en las cercanías de la Isla Ángel, a varios kilómetros del muelle.

De acuerdo con informes de las autoridades, poco después del incidente, Burillo ayudó a subir a su hijo de 27 años y juntos intentaron sacar al menor del agua.

Posteriormente, navegó hasta los muelles del club náutico donde el menor fue declarado muerto.

La Policía informó que el hijo mayor, el de 27 años, fue trasladado al Centro Médico Marin Health debido a cortes en su pierna.

De acuerdo con información obtenida por el Marin Independent Journal, el menor fallecido fue estudiante de la Escuela Bilingüe Internacional de Emeryville durante dos años, pero aparentemente fue educado en casa durante 2019.

Hasta el momento, el Departamento de Policía de Tiburón, la Guardia Costera de EU y la Oficina del Sheriff del Condado de Marin se encuentran investigando el caso.

Burillo, de 57 años, fue arrestado en su casa en Bellevue Avenue por acusaciones de homicidio involuntario y fue ingresado en la Cárcel del Condado de Marin, sin embargo, salió libre horas después de pagar una fianza fijada en un millón de dólares.