En Cajeme, el Partido Revolucionario Institucional está relegado por el Comité Ejecutivo Nacional, ya que desde enero culminó el periodo presidencial de Andrés Rico Pérez y a la fecha no se ha renovado la dirigencia.

Por: Michel Inzunza

Según los estatutos del propio organismo político, al finalizar la gestión de Rico Pérez se debió convocar a elección o nombrar un presidente interino, quien ocuparía el cargo máximo tres meses, informó Reynaldo Castillo López.

Pero al no haberse convocado a una elección, el líder del PRI en Sonora, Ernesto de Lucas Hopkins, debió haber acordado con el Comité Ejecutivo Nacional quien asumiría provisionalmente la dirigencia municipal, dijo el consejero municipal del tricolor.

Derivado de ello, la documentación que haya firmado Andrés Rico en los últimos ocho meses no es válida, tampoco ha informado que ha hecho con las aportaciones que dio la militancia, expresó.

“El ‘Pato’ no se debe hacer pato. El PRI estatal debe aplicar los estatutos y se debe nombrar a un delegado, esto en busca de mejorar el trabajo partidista, involucrar a toda la militancia y fortalecer realmente la estructura del partido”, puntualizó.