La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), anunció el día de ayer la clausura de nueve gasolineras de Nuevo Laredo, Tamaulipas, por discriminación en la venta de combustible, ya que en días pasados mencionados establecimientos se negaron a suministrar gasolina a patrullas de las diferentes corporaciones policiacas y militares.

En total fueron 12 establecimientos los que se negaron a realizar la venta de hidrocarburo a vehículos oficiales, pero sólo nueve fueron clausurados debido a que los otros tres fueron encontrados fuera de servicio.

La Profeco, a través de un comunicado informó que el cierre de los negocios se realizó en un operativo de verificación, sin hacer alusión a la investigación que se está realizando por parte de  la Fiscalía General de la República (FGR).

Mencionado operativo se realizó por una queja que presentó el Gobierno del Estado de Tamaulipas en contra de las gasolineras verificadas. Los establecimientos clausurados deberán atender los procesos administrativos establecidos en la ley para seguir operando”, señaló.

“Profeco no tiene previsto realizar más operativos en Nuevo Laredo, y hace un llamado a los consumidores a no incurrir en compras de pánico, ya que del total de 66 gasolineras en la ciudad, 54 están operando y abasteciendo con toda normalidad”.

La semana pasada, la FGR informó que abrió una carpeta de investigación por denuncias de la Policía Estatal sobre la negativa de estaciones de servicio a venderles gasolina.

Empresarios vía anónima denunciaron amenazas del crimen organizado de quemar los establecimientos si vendían combustible a Ejército y la Policía Estatal.

Apenas el martes circularon en redes amenazas del crimen a todos los restaurantes y comercios de otros giros en el mismo sentido, de que les quemarían los negocios si les venden mercancía a los “polímeros”, como el crimen llama a la Policía Estatal.