Aviones de la coalición encabezada por Estados Unidos, lanzaron 36 toneladas de bombas contra una isla iraquí “infestada” por el Estado Islámico (EI), en una acción militar que se llevó a cabo en el marco de la Operación Resolución Inherente, iniciada contra este grupo terrorista en el 2014.

El objetivo fue destruir el refugio seguro que representaba para el EI, la isla Qanus, en el río Tigris, localizada en la provincia iraquí de Salah Ad Din, al norte de Bagdad. El vídeo de la ofensiva fue publicado por la cuenta de Twitter de la operación en la que se enmarcó el ataque, informó la agencia rusa Sputnik.

En el bombardeo participaron aviones estadounidenses F-15 y F-35, que lanzaron municiones para evitar que “los combatientes del EI se escondieran en la espesa vegetación” de la isla.

El ataque fue captado en video desde las aeronaves de Estados Unidos y desde tierra por las fuerzas iraquíes, donde se puede apreciar que prácticamente toda la isla fue bombardeada de punta a punta, con espesas columnas de humo elevándose desde los múltiples puntos de impacto.

El comunicado explica que después del ataque, el Segundo Batallón de las Fuerzas de Operaciones Especiales iraquíes inició “maniobras de limpieza en tierra para destruir un importante centro de tránsito para los miembros del EI que se trasladan desde Siria y el desierto de Jazeera hasta Mosul, Makhmour y la región de Kirkuk”.

Otro video muestra cómo los militares iraquíes se desplazan en lanchas neumáticas hacia la isla.