“Ya es urgente que atiendan la situación, y el Estado, en coordinación con el Municipio, realice una obra que resuelva de fondo las inundaciones que cada temporada de lluvias se presentan en esa zona desde hace 35 años, debido a una ineficiente red de drenaje”, arremetieron los vecinos de la Ampliación Miravalle.

Por: Fabiola Navarro

Las aguas negras de la calle Jalisco son arrastradas hasta calles como la Valle de Oros, Coracepe, Álamos, Calleja, Kari y Belém, donde alcanzan niveles de 70 centímetros a un metro.

Esto provoca que decenas de familias vean afectado su patrimonio, puesto que el agua alcanza a averiar automóviles, además de meterse a las casas y dañar muebles y aparatos electrónicos.

Los vecinos pasan las de Caín cada que llueve, ya que se deben descalzar para entrar a pie a sus domicilios, sumergiéndose al agua pluvial y con el peligro de contraer alguna enfermedad.

“Está fuera de la norma y reglamento de la Ley de Aguas Residuales, la descarga libre y drenar las aguas pluviales a la red de aguas negras. Este punto marca la ilegalidad y omisión técnica del Ayuntamiento de Cajeme, durante 13 administraciones municipales, incluyendo esta, han estado fuera de la norma sanitaria”, arremetió Francisco Coronado, vecino del lugar.