Una de las principales preocupaciones en el análisis del Paquete Económico para 2020 es la salud de las finanzas públicas en un entorno de menor crecimiento, porque es una variable fundamental para mantener la estabilidad macroeconómica, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Destaca, por un lado, la baja en los ingresos del gobierno tanto los petroleros como los provenientes de impuesto; por otro, una caída en el gasto en exceso puede ser dañina si entorpece la actividad del gobierno en favor de la economía, como en el caso de la provisión de servicios de salud, ecológicos y educativos, por ejemplo, o si la contracción se da en la inversión pública.

Con datos de la Secretaría de Hacienda, expuso que las finanzas públicas para el periodo enero-julio, tuvieron resultados un tanto sorpresivos en materia de ingresos, que registraron una caída anual de 2.7 por ciento; de manera específica, en julio, el total de ingresos del sector público cayó 19.2 por ciento real en comparación con el mismo mes del año pasado.