Hubo un tiempo en que a Ciudad Obregón se le consideró como la mejor ciudad en materia de atención a la salud, sobre todo por la presencia de médicos especialistas que si bien trabajan para el Seguro Social, también atienden sus consultorios particulares.

Se promovió incluso el llamado turismo médico y se avizoraba un gran auge para esta “industria”, pero, como ha sucedido ya en los últimos tiempos, ni autoridades ni sector privado tuvieron la visión para generar mayor atractivo en este renglón, de tal forma que la comunidad fincara su desarrollo en una actividad altamente generosa.

Hoy en día, los costos hospitalarios del sistema médico estadounidense son tan altos que según reportes de ese país, en términos financieros, tanto para un médico como para una paciente de allá, salir de su país y encontrarse en un hospital privado de México para una operación, es más económico.

Se afirma que se trata de un nuevo giro en el turismo médico y una compañía de Denver está aprovechando este mercado. La compañía, North American Specialty Hospital, conocida como NASH, ha organizado los tratamientos de más de una veintena de estadounidenses desde 2017.

Alrededor de cuarenta cirujanos ortopédicos en Estados Unidos que colaboran con NASH y viajan a ciudades como Cancún en sus días libres para tratar a pacientes estadounidenses.

NASH está apostándole a la idea de que tener un cirujano estadounidense aliviará las preocupaciones de algunas personas respecto a salir del país, y persuadirá a los empleadores estadounidenses autoasegurados de ofrecer esta opción a sus trabajadores con el fin de ahorrar dinero, pero sin dejar de proporcionar atención de alta calidad.

A NASH, una empresa con fines de lucro que cobra una cantidad fija por cada caso, le paga el empleador o un intermediario que organiza el tratamiento.

Esto quiere decir que hubo empresarios norteamericanos que tuvieron visión de corto, mediano y largo plazo para convertir a los hospitales de México en una gran oportunidad de inversión, pero también de ahorro a la hora de darle atención de calidad a los pacientes de la nación vecina.

Gracias al Seguro Social, con su Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), a Ciudad Obregón llegan especialistas de gran calidad, algunos de los cuales se han establecido en definitiva pero se han quedado solamente con la clientela local.

Hay quienes sí se han promocionado más allá de las fronteras y acuden a dar atenciones a hospitales como los de Hermosillo que en un momento determinado comenzaron a superar a los establecidos en Obregón.

¿Por qué no pensar en hacer de esta actividad un negocio de mayor productividad?

Hasta donde sabemos, muchos norteamericanos hablan de la calidad de atención de los médicos especialistas de Ciudad Obregón.

Por eso es aconsejable, tanto a las autoridades como a los empresarios, tener visiones en conjunto para promover a la comunidad como una sede del turismo médico en vez de perder el tiempo en pleitos irracionales por la conquista del poder público.

Ya es tiempo de darle una nueva dimensión a la comunidad, pero si están pensando que únicamente se puede lograr con el trigo, el maíz o la fabricación de cervezas, pueden estar equivocados.

Es de esperarse que el establecimiento de mandos militares en la Policía pueda servir en mucho para bajar los índices delictivos y si al parejo de eso se trabaja por una ciudad de mayor rentabilidad internacional, podríamos estar del otro lado del puente.

Ojalá y sociedad y gobierno tengan esa visión.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx