El Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump restringirá a partir del próximo 15 de octubre visados, tarjetas de residencia y ciudadanía a migrantes que se consideren “carga pública”.

De acuerdo con la nueva normativa publicada el domingo en el Registro Federal, un migrante será definido como “carga pública” si recibe uno o más beneficios públicos durante más de 12 meses en un periodo de 3 años.

Estos beneficios públicos incluyen asistencia alimentaria, vales de ayuda de vivienda y programas que subsidian el elevado costo de los medicamentos, entre otros. Además, ahora incluye el seguro médico gratuito Medicaid.

De esta forma, funcionarios del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) tendrán que tomar en cuenta la asistencia pública junto con otros factores como la educación, el nivel de ingresos y la salud de la persona que solicita un estatus legal.

Se trata de privilegiar la autosuficiencia de los migrantes y su confianza en sus propias capacidades y de los miembros de sus familias antes que en las ayudas públicas, justificó Ken Cuccinelli, director interino del USCIS.

“Queremos que venga al país gente autosuficiente; esa es la base del sueño americano, algo muy arraigado en nuestra historia, particularmente en nuestra historia de migración legal”, exclamó.

Los migrantes, sin embargo, constituyen un porcentaje reducido de los beneficiarios de ayudas públicas, pues, por su estatus, muchos no son elegibles.

Por ejemplo, representan apenas 6.5 por ciento de los receptores de Medicaid. Lo mismo ocurre con los cupones alimenticios, solo 8.8 por ciento de los receptores son migrantes.

La norma forma parte de una campaña que busca crear un sistema migratorio basado en las aptitudes profesionales del migrante y no en la reunificación familiar.

“La nueva definición de ‘carga pública’ hará que a más estadounidenses se les niegue la oportunidad de vivir en Estados Unidos con sus esposos, hijos y padres (originarios de otro país)”, lamentó Ur Jaddou, ex consejero del USCIS, y quien ahora dirige DHS Watch, un servicio de ayuda al migrante.

“Estos no son cambios menores. Son cambios grandes, con enormes consecuencias para los ciudadanos estadounidenses”.

Para ser elegibles a la residencia, los solicitantes deberán presentar la declaración de rentas de los últimos tres años y un historial de empleo. Si tienen un seguro médico privado, eso será un factor importante a su favor.