Los pueblos indígenas y afromexicanos del país condenaron los “atentados” contra connacionales en Estados Unidos, y exigieron al Gobierno Federal velar por la seguridad y el respeto a los derechos de los migrantes mexicanos en ese país.

En un pronunciamiento que, sobre distintos temas, adoptaron en el marco del Foro Nacional de los Pueblos Indígenas, expusieron que dichos actos son producto de una ola de racismo y xenofobia en Estados Unidos.

“Condenamos de manera enérgica y unánime los atentados que han sufrido nuestros compatriotas por la ola de racismo, xenofobia y violencia que se ha desencadenado en los Estados Unidos”, indicaron sin mencionar casos concretos.

“Y exigimos que el Estado Mexicano realice todas las acciones conducentes para que el Gobierno de aquel país nos brinde seguridad a los migrantes y respeto irrestricto a nuestros derechos”.

Como parte del pronunciamiento, también urgieron a la Federación a impulsar políticas, programas y proyectos que garanticen los derechos económicos, sociales, culturales y laborales, a fin de reducir la migración de las personas pertenecientes a pueblos indígenas.

Asimismo, exigieron el reconocimiento y pleno ejercicio de los derechos de las personas indígenas desplazadas de su lugar de origen por diversos motivos.

“De manera particular, se solicita impulsar políticas, programas y proyectos para velar por el respeto de los derechos humanos, (…) en especial de las y los jornaleros agrícolas y de las trabajadoras del hogar, tanto en el territorio nacional como en el extranjero”, abunda.

El documento, que contiene 20 puntos, fue adoptado en la Ciudad de México el 8 de agosto, aunque se dio a conocer hasta el día siguiente en una reunión que representantes de pueblos y comunidades indígenas celebraron en Durango.