El Servicio de Administración Tributaria (SAT) embargó a la aerolínea Interjet y designó a una interventora con cargo a la caja, como parte de un procedimiento de ejecución para forzar el cobro de deudas fiscales acumuladas entre 2013 y 2017.

La intervención fue decretada el 27 de junio por la Administradora Desconcentrada de Recaudación del DF, y la función de la interventora designada es retener el 10 por ciento de todos los ingresos en efectivo que obtiene Interjet para destinarlos al pago de impuestos pendientes, previo pago de salarios y gastos operativos.

El 19 de julio, un juez federal concedió a Interjet una suspensión provisional contra la designación de la interventora, siempre y cuando constituya en favor del SAT una garantía equivalente al 10 por ciento de sus ingresos mensuales, lo que la empresa consideró “incosteable”.

Además, el juez rechazó suspender la inscripción del embargo de un inmueble de la aerolínea en el Registro Público de la Propiedad, así como la anotación del embargo en los registros marcarios que tiene ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

“El porcentaje que pretende sustraer la autoridad fiscal y el fijado por el Juzgado de Distrito es incosteable para (Interjet) y pone en riesgo su estabilidad comercial y económica, ya que el giro que practica, es una actividad cuyas ganancias no son uniformes a lo largo del año, sino que en para hacer frente a los gastos económicos en temporadas bajas, deben aprovechar lo obtenido en temporadas altas”, alegó la aerolínea ante el Tribunal Colegiado.