La cuarta edición del Festival Cabuland fue testigo del regreso a Monterrey de Wisin & Yandel, líderes del reguetón.

Tras una larga jornada, al filo de la medianoche, la dupla brilló con sus atuendos plateados en el escenario Four Loko en el Parque Ferrocarrilero.

Desde lo alto, los cantantes, quienes se tomaron un break para desarrollar sus carreras en solitario, robaron la atención de los 42 mil asistentes (cifra oficial).

La adrenalina subió con ellos cuando cantaron “Como antes”, “Reggaetón en lo oscuro”, “En la disco bailoteo”, “Abusadora” y “Sexy movimiento”.

“Vamos a bailar reguetón esta noche. Qué lindo, Monterrey. Gracias por la oportunidad”, dijo Wisin, quien hace seis años no se presentaba en la ciudad.

Los boricuas se llevaron el aplauso de todos, que no pararon de cantar para casi cerrar así la jornada la madrugada.

Pero no fueron los últimos, ya que para el final el público esperó la actuación del trapero Cosculluela, quien sería la cereza del pastel.