En Sonora se debe racionalizar el agua tanto en rubros como la agricultura, los hogares y la industria, incluso reutilizar el agua tratada, a fin de reducir las posibilidades de que el Estado pueda quedarse sin el vital líquido, consideró el experto en temas del agua del Colegio Sonora, Nicolás Pineda Pablos.

Por: Denisse Robles

Esto ante los datos del Instituto de Recursos Mundiales, donde en México señala que son cinco estados con más riesgo de llegar al Día Cero, que significa quedarse sin agua, y Sonora se ubica entre los primeros 10.

Señaló que se debe analizar el uso que se le da actualmente al agua para uso doméstico, para agricultura e incluso para la zona industrial y así implementar estrategias para un mejor cuidado.

Confirmó que en efecto Sonora es un Estado semidesértico, principalmente el noroeste de San Luis Río Colorado y hasta Caborca, por eso hay escasez; además que los ríos en la Entidad no se caracterizan por llevar grandes niveles de agua y esto varía cada año.

“No se tienen ríos grandes en Sonora, se tienen el Yaqui y el Mayo que son los más grandes, los demás como el Río Sonora, Asunción y Sonoyta, comúnmente llevan agua una vez el año, por eso hay poca agua en el Estado”, dijo Pineda Pablos.

En el caso de Hermosillo, señaló que se han tenido situaciones graves como cuando se aplicaban los tandeos al acabarse el agua de la Presa Abelardo L. Rodríguez, así como la contaminación del Río Sonora, pues mucho volumen de este se utiliza en la ciudad.

SE DESTINA UN 80% DE AGUA A LA AGRICULTURA

El investigador en temas de agua, señaló que actualmente el 80 por ciento del agua en el Estado es destinada para el sector agrícola, por lo que se debe revisar el sistema de riego y las cosechas.

“En este sentido hay políticas graves, la Conagua por ejemplo no le cobra a los agricultores de aguas subterráneas; los agricultores tienen que utilizar electricidad, ahí tienen tubos para bombear agua”, dijo.

En el caso del bombeo, señaló que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les da una tarifa subsidiada, de esto deriva que se extraiga el agua subterránea y con riesgo a que se acabe.

Ante esto, señaló que incluso las políticas públicas para el manejo de agua deben asentarse de una mejor manera.

Agregó que otras medidas para optimizar este recurso es reutilizar de una mejor manera el agua tratada, racionalizarla en hogares, analizar los sistemas de riego e incluso cosechar agua de lluvia.