El 9 de agosto se celebró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y por ello, los pueblos de la Tribu Yaqui sostuvieron mesas de diálogo, en las que se trataron importantes temas.

Por: Susana Rodríguez

En la agenda de ese día, uno que tomó relevancia fue “La importancia de la enseñanza de la danza del venado y pascola en los niños”, que se llevó a cabo en el Centro de Cultura Yaqui Santiago Valencia Amarillas, en el pueblo de Loma de Guamúchil.

La danza del venado es una de las más antiguas de la cultura mexicana, que ha sido, a su vez, legado de la cultura maya y es celebrada por lo  indígenas de Sonora y Sinaloa.

Esta danza se ejecuta con el empleo de instrumentos musicales propios de las tribus Yaqui y Mayo y en ella se dramatiza la cacería del venado, ídolo de la cultura étnica, muy famoso, y representa el momento cúspide de estas civilizaciones, por parte de los pascolas, que en este caso representan a los cazadores.

El Centro de Cultura Yaqui de Loma de Guamúchil se caracteriza porque periódicamente se imparten clases de cantos y danza a los niños que en un futuro serán los danzantes de la tribu.

El maestro Saúl Matuz se encarga de enseñarles a los menores cómo usar los instrumentos para musicalizarla, así como instruirles cómo portar los accesorios que se emplean para su ejecución.

“Les enseñamos la danza del venado y pascola; son buenos para aprender. Hemos puesto la esperanza en ellos, para que sean los que lideren las tradiciones cuando tengan más edad”, destacó el profesor.