A prácticamente tres semanas de que se levante la veda al camarón para la pesca ribereña, no se vislumbra una buena temporada, indicó Aureliano Aldama Rivera.

Por: Luz del Carmen Paredes

El presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas Pesqueras (Conacoop) señaló que, de acuerdo con los estudios realizados por el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), la población del crustáceo bajó entre un 15 y 10 por ciento con respecto al 2018.

Ante esto, no tienen muy buenas expectativas. “Esperemos ver cómo se comporta la captura, pero necesitamos que se levante la veda los primeros días de septiembre, para adelantarnos a la temporada de huracanes”, apuntó.

No se avizora buen periodo, lo que es preocupante, porque los pescadores esperan la zafra del camarón para salir adelante y cumplir con los compromisos, resaltó.

La primera semana de pesca es determinante. “Aquí se tiene que sacar para pagar deudas, para que sea una buena temporada”, refirió.

Resaltó que el 2018 no ha sido un buen año para el sector, ya que “los problemas climatológicos y la falta de apoyos del Gobierno tienen al sector en crisis”.

“Están batallando para acceder a los créditos para el mantenimiento de las embarcaciones y las artes de pesca para salir a la captura del ‘oro rosado'”, comentó.