Decenas de miles de rusos organizaron el sábado la mayor protesta política del país en ocho años, según expertos, en desafío al control del Gobierno y en demanda de elecciones libres para la legislatura de la ciudad de Moscú.
La autoridad añadió que si Google no cumplía con la solicitud, Rusia consideraría que la empresa estadunidense está interfiriendo “en sus asuntos soberanos”, ejerciendo una “influencia hostil y una obstrucción de elecciones democráticas en Rusia”.