El viernes, la arquidiócesis local emitió un comunicado diciendo que ellos también quieren "verdad y justicia".

ROSARIO, Argentina – El lunes comienza el juicio contra dos sacerdotes y un laico que trabajaban en una escuela católica para jóvenes con discapacidad auditiva, el instituto Antonio Provolo, que presuntamente abusó de varios de sus estudiantes.

El viernes, la arquidiócesis local emitió un comunicado diciendo que ellos también quieren “verdad y justicia”.

“Toda la iglesia de Mendoza quiere transmitir, una vez más, su solidaridad y cercanía a quienes denunciaron haber sufrido los crímenes más aberrantes”, dice el comunicado emitido por la oficina de prensa de la Arquidiócesis de Mendoza. El laico, Armando Gómez, de 49 años, era el jardinero del instituto. Un segundo juicio, contra la hermana japonesa Kosaka Kumiko, está programado para una fecha posterior, y un tercero juzgará a la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual y otros 12 acusados.

Corradi y Corbacho están acusados ​​de violación y corrupción de menores en 28 casos, con víctimas de 4 a 17 años. Cada uno podría obtener 50 años de prisión.

El Vaticano conoce a Corradi desde 2009, cuando los estudiantes italianos de Provolo se hicieron públicos con acusaciones de abuso y nombres. El Vaticano ordenó una investigación y sancionó a cuatro sacerdotes acusados.

Si Corradi fue sancionado por el Vaticano, esto no se hizo público ni le impidió trasladarse a Mendoza, donde, según los informes, continuó abusando de jóvenes estudiantes.

Se espera que el primer juicio dure un mes, y los fiscales presentarán la evidencia recopilada durante la investigación de más de dos años. Se espera que unas 200 personas testifiquen en un juicio que se cerrará a la prensa ya que involucra el abuso sexual de menores.