La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de mayoría demócrata, rechazó este viernes la propuesta de abrir un juicio político contra el presidente Donald Trump tras la polémica generada por sus comentarios calificados de racistas contra cuatro legisladoras demócratas.

La decisión se tomó luego de una votación en la Cámara,  misma que arrojó un resultado de 332 votos contra 95, desechando así la propuesta del congresista demócrata Al Green en una moción en la que muchos de los demócratas, que dominan la Cámara con 235 escaños, se alinearon con los republicanos, ilustrando la división existente dentro del partido sobre el tema del proceso de destitución del presidente.

Esta es la primera vez que la Cámara es convocada para iniciar una moción de este tipo desde la elección de Donald Trump en 2016.

Todo esto, tras la polémica iniciada por Trump el fin de semana en una serie de tuits en los aconsejó a cuatro congresistas pertenecientes a minorías que “regresen” a sus países de origen.