Un nuevo análisis de sangra podría identificar cualquier tipo de tumor cancerígeno 10 años antes de que este se forme, la prueba podría estar disponible en al menos dos años, está siendo desarrollado por el Centro de Combate de Cáncer Sloan Kettering, en los Estados Unidos. 

Es llamado “biopsia líquida” y tiene la capacidad de estudiar el ADN de la sangre para prever los daños eventuales por tumores.

La biopsia líquida ya habría sido utilizada en 161 pacientes a quienes se le detectaron cáncer en pulmones, próstata y mama con resultados de 90 por ciento de acierto y para los tipos de cáncer difíciles de detectar se acertó en el 55 por ciento de los casos.

La prueba busca desarrollarse y aplicarse como un método de rutina, parecido a los que se realizan para detectar el colesterol y la presión arterial alta, de concretarse la prueba se espera que las muertes por cáncer disminuyan en 50 por ciento.