Involucran hasta a empleada de Díaz Brown y desvíos por baños mal construidos

Por: Michel Inzunza

La Unidad de Responsabilidades Administrativas (URA) y la Contraloría Municipal encontraron faltas administrativas graves en tres de los casos donde se presume hubo actos de corrupción ejercidos por las dos administraciones pasadas y por ello serán turnados al Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Sonora.

En uno de los casos, Nohemí Rosas Mora, empleada del padre de Rogelio Díaz Brown Ramsburgh, compró un predio de 26 hectáreas, con un valor de tres millones 900 mil pesos, dos días antes de que éste se asumiera como alcalde.

Después, Rosas Mora vendió el terreno en 13 millones de pesos al mismo Municipio, transacción aprobada por Héctor Milán Asalía, quien fungía como director de la Promotora Inmobiliaria.

Ese tribunal también dará seguimiento a la demanda en contra de Faustino Félix Chávez, por el presunto desvío de recursos en la construcción de 60 baños públicos y tres bebederos.

De acuerdo con la parte acusadora, se edificaron 59 baños de muy mala calidad y de acuerdo al peritaje hecho por la Organización Ciudadana en Cajeme, cada baño tiene un precio máximo de 50 mil pesos, por lo que no se aplicaron los 350 mil pesos que cada uno tenía presupuestado.

Durante la administración de Faustino Félix también se encontraron faltas graves en la Secretaría de Imagen Urbana y Servicios Públicos, tras pagar a una empresa privada para la realización de una obra y que fue ejecutada con maquinaria del Ayuntamiento.

Graciela Armenta Ávalos, regidora de Movimiento Ciudadano, dijo que ya han pasado varios meses y no se ha dado solución a esos temas.

La tardanza del proceso se debe a lo complejo que resulta armar el expediente y notificar a las personas involucradas; sin embargo, urge que Contraloría cierre ya el asunto.