El ex delegado de Infonavit en Sonora, Roberto Sánchez Cerezo, se ha vuelto un depredador del patrimonio cultural, luego de mandar destruir el acueducto Cal y Canto, señala el diputado local Martín Matrecitos Flores.

Por: César Fraijo

El legislador local y vicecoordinador del Grupo Parlamentario de Morena, recordó que acueducto data del siglo XVII y era usado para la agricultura y consumo de agua en lo que hoy es la colonia Villa de Seris, al sur de la ciudad.

“Roberto Sánchez Cerezo es un depredador del patrimonio cultural porque el acueducto Cal y Canto es un monumento histórico, así catalogado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y este señor no es la primera vez que destruye parte del acueducto, es la segunda vez”.

Sánchez Cerezo sin importante que una vez le detuvieron la obra, que data del siglo XVIII y siendo un acertamiento –otro era- de indígenas pimas y seris, “vuelve a hacerlo con dolo” amparado en el poder que le da la impunidad como ex funcionario público.

Sobre una posible acción legal que se pudiera impulsar, el legislador de Morena, respondió que en pláticas con el director del INAH le respondió que “harán lo correspondiente para fincar responsabilidades y se repare el daño”.