Una inmigrante hondureña de 15 años denunció que un agente estadounidense la manoseó sin su consentimiento en uno de los centros de detención ubicados en la zona fronteriza con México.

Un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) informó que “esta denuncia sobre acoso sexual ya está bajo investigación por parte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

La menor relató a funcionarios gubernamentales que el agente le hizo levantar la camiseta y metió la mano por dentro de su brasier, le bajó su ropa interior y le tocó los pechos.

Según el reporte de la menor, mientras ocurrían los tocamientos “el agente hablaba y se reía en inglés con otros agentes”.

El portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que estas acusaciones “no se alinean con la práctica común” en sus instalaciones y que “se investigarán a fondo”.