En Hermosillo, un incendio de un antiguo dispensario en el que habitaban tres familias, presuntamente fue provocado por el hermano de una de las residentes, según platicó una de las afectadas, por lo que se quedaron sólo con lo que llevaban puesto.

El predio está ubicado en las calles Fresnos y Revolución, de la colonia Amapolas, dónde desde hace más de un año moran tres familias que no contaban con vivienda.

María José, una de las perjudicadas, comentó que eran alrededor de las 07:00 horas cuando su hermano, apodado “El Nene”, llegó al lugar y, por viejas rencillas, le prendió fuego al aula que habita con su mamá.

“Un hermano mío que se droga, lo miré que andaba con una botella y la andaba regando en la casa y pues empecé a salir, porque ya vi que se estaba quemando”, relató.

La joven de 24 años de edad expuso que anteriormente su consanguíneo les había quemado la casa localizada en la calle Eucalipto, de la misma colonia, y un doctor les ofreció que se quedaran en las instalaciones para que tuvieran dónde vivir.

Personal de Bomberos llegó al lugar y controló las llamas, mientras alrededor de 15 personas, entre mujeres y niños, se pusieron a salvo en la banqueta del predio de enfrente.

Autoridades policiales tomaron nota y dieron parte a la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) para las investigaciones.