Pues no… resulta que no eran 300 elementos de la Guardia Nacional los que llegaron a Cajeme. Fueron 300 para todo el estado, y no está claro cuántos llegaron a Cajeme, pero según me comentaba un amigo estiman que son alrededor de 40 elementos.

Picando Piedra / Pedro Gazú

En realidad esa cantidad puede considerarse de muy poco impacto. Incluso si fueran 100 aún estaríamos hablando de que son pocos para la dimensión de Cajeme.

Sobre todo si tomamos en cuenta una jornada de 8 horas de trabajo por elemento, de ser 40 apenas contaríamos con 13 elementos por turno.

La Policía Municipal cuenta con 750 policías municipales y no se dan abasto para vigilar la cabecera municipal y las innumerables comunidades que rodean a Ciudad Obregón.

A ellos se puede sumar los elementos de la Policía Estatal de Seguridad Pública, que cuando llegan a algún operativo especial pueden ser hasta 200 elementos y aun así parecieran pocos dado lo poco que se ha reducido la inseguridad.

Así que 40 ó 100 elementos de la Guardia Nacional en Cajeme no son nada. Incluso en la semana que pasó, ya con la Guardia Nacional, se cumplió la fatídica cuota de por lo menos un homicidio diario, que incluye la muerte de dos personas dedicadas al espectáculo en el género musical de tipo norteño. Efectivamente. No tengo a estas alturas claras las cifras respecto a este cuerpo policiacomilitar que se creó para enfrentar la tremenda ola de violencia del país y de lugares como nuestro querido Cajeme.

El alcalde, la gobernadora, los ciudadanos, todos, estamos esperanzados en que la Guardia Nacional nos regrese la paz y la tranquilidad, como lo ha publicitado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pero sin una muestra clara de la respuesta a la necesidad de seguridad no podemos decir que estamos satisfechos con el envío de elementos de la Guardia Nacional. Se requiere más presencia y más decisión en esa presencia. Quizá sean tareas de inteligencia previas las que realizan pero no se les ve aún actuando. Y por supuesto que suena desalentador el poco interés en pertenecer a la Guardia Nacional, tanto en la respuesta a la convocatoria que se hizo hace meses, como en la respuesta de elementos de la Policía Federal, que ven esa posible situación como un paso hacia atrás en materia profesional, laboral y económica. Ojalá nuestro paisano, el Secretario de Seguridad Pública en el país, Alfonso Durazo, le agregue más elementos a la Guardia Nacional para actuar en Sonora, que no afecten las malas finanzas del Ayuntamiento, y que se vean en las calles y respondan a los criminales que se adueñaron de éstas. SENADOR LEVANTA DEDO El político cajemense que ganó los reflectores la semana pasada fue el Senador Arturo Bours quien le dijo al periodista Luis Alberto Medina de Megacable que aprobaba las iniciativas en la Cámara Alta sin leerlas. Vaya vergüenza de este nuevo político que se dice también quiere ser candidato a gobernador del estado.