Article inline ad

La falla de San Andrés es la más temida y peligrosa del mundo, mide 1300 kilómetros. Recorre el estado de California de norte a sur, con desplazamiento entre la placa de Estados Unidos y la placa del Pacífico.

De acuerdo con los estudios realizados sobre esta extensión, es sinónimo de tragedia y pánico. Varios factores contribuyeron a esto: el devastador terremoto de San Francisco que ocurrió en el año 1906  y que la falla abarca todo el estado de California.

Ahora el director del Centro Sísmico del Sur de California, Thomas Jordan, advierte que la falla está “cargada y lista para temblar”.

Jordan hizo referencia al gran terremoto en el sur de California en 1857. Un temblor de 7.9 grados en la escala de Ritcher, tras 159 años de aparente tranquilidad, para Thomas, se acerca la hora de un gran terremoto.

De acuerdo con un informe del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) en 2008, se alertó sobre un sismo de magnitud 7.8 grados con origen en la región sur de la falla de San Andrés, que podría causar más de 1,800 muertes, 50,000 heridos y 200,000 millones de dólares en daños.

Un estudio presentado hace unos años especuló con que el “Big One” o “gran terremoto” que se anuncia para el sur de California podría ser más devastador de lo que se cree.

El mayor riesgo se encuentra al extremo sur de la falla puesto que han pasado 300 años en los que no ha tenido movimiento a pesar de que los registros previos indican que cada 150 años surge actividad sísmica. Esto indica que hay una acumulación de energía que, al momento de liberarse, podría desatar uno de los terremotos más destructores de la historia.

Los temores se reavivaron el jueves luego del sismo de magnitud 6.4 que sufrió el sur de California y se pudo sentir en todo el área de Los Ángeles, a más de 300 kilómetros al sur del epicentro, y en Las Vegas, a más de 200 kilómetros hacia el este.