El presidente Donald Trump insistió este domingo en que los demócratas tienen dos semanas para negociar “cambios simples” en el proceso de asilo, los vacíos legales de la migración o de lo contrario comenzará la gran deportación.

Este sábado, un día antes de las redadas masivas anticipadas por medios locales, Trump estableció un periodo de espera a las deportaciones para que demócratas y republicanos planteen soluciones a la situación en la frontera con México.

Trump hizo el anuncio después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, llamara a suspender las redadas “sin corazón” y advirtiera que “inyectarán el terror” en ese país.

No obstante, Trump mencionó el sábado que los agentes de ICE estaban concentrados en sacar de Estados Unidos a los integrantes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13).

Esa pandilla nació en Los Angeles en la década de 1980, cuando miles de salvadoreños emigraron a EU para huir de la guerra civil en su país.

Desde entonces, el grupo criminal se ha expandido y ha provocado estragos en Centroamérica, especialmente en El Salvador.