Millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos viven horas de zozobra y permanecen en estado de alerta ante las deportaciones masivas que, de acuerdo con funcionarios de migración, iniciarán el próximo domingo en 10 ciudades del país.

El presidente Donald Trump advirtió el lunes anterior a través de un mensaje en la red social Twitter que su Gobierno deportaría a partir de la próxima semana a millones de extranjeros que han ingresado de manera ilegal a Estados Unidos.

La amenaza de Trump fue confirmada dos días después por el director en funciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Mark Morgan, quien señaló a periodistas: “Si estás aquí ilegalmente, tienes que ser expulsado (…) y en este caso se incluyen familias”.

Según Morgan, el blanco de las detenciones y posteriores deportaciones serán los inmigrantes indocumentados que llegaron recientemente al país, incluidas las familias, cuyos procesos de asilo concluyeron y recibieron orden de deportación.

El ICE tiene más de un millón de órdenes de deportación para ser ejecutadas, de acuerdo con datos oficiales de la dependencia.

El operativo denominado “Operación familiar” buscaría deportar hasta dos mil familias que se encuentran en 10 ciudades como Houston, Chicago, Miami, y Los Ángeles, de acuerdo con funcionarios que solicitaron el anonimato y que fueron citados por el diario The Washington Post.