El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este sábado que retrasará dos semanas la deportación de inmigrantes a la espera de que demócratas y republicanos encuentren soluciones a los problemas en la frontera con México.

Medios locales informaron este viernes que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) planeaba iniciar desde este domingo redadas masivas en diez ciudades para aumentar las deportaciones de familias indocumentadas que han recibido órdenes de expulsión, tras la amenaza emitida en Twitter por Trump.

La operación podría afectar a hasta 2000 familias de indocumentados en las ciudades de Nueva York, Miami, Houston, Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Atlanta, Nueva Orleans, Baltimore y Denver.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el propio Trump ha ordenado la operación, después de tuitear el pasado lunes que ICE iniciaría la próxima semana un proceso para deportar a “millones” de indocumentados.

La amenaza de redadas desató una avalancha de reacciones, principalmente de autoridades y organizaciones proinmigrantes.