Lena Headey, intérprete de Cersei Lannister en el superexito de HBO, Game of Thrones, no quedó muy satisfecha con el final de su personaje.

“Diré que quería una mejor muerte para Cersei”, reveló en una entrevista con el diario británico The Guardian, la actriz.

Cersei, una de las grandes villanas de la serie durante sus ocho temporadas, vio su final durante el ataque de Daenerys Targaryen a desembarco del rey, la capital de los siete reinos de westeros.

Quedó sepultada junto con su hermano y amante Jaime (Nikolaj Coster-Waldau), mientras intentaban huir de la destrucción.

“Obviamente, (como actriz) sueñas con tu muerte. En esta serie, puedes acabar de cualquier manera. Así que quedé un poco destrozada. Pero creo que (los showrunners) no podían complacer a todos”, dijo Headey.

Admiradores de Game of Thrones han calificado la octava temporada como la peor de todas, e incluso cientos de miles firmaron una petición para que fuera rehecha.

La intérprete (300, Dredd) reveló que aún sigue en contacto con sus colegas del elenco, con quienes, incluso, tienen un grupo de WhatsApp.

“Ahí puedes darte cuenta quién ha estado bebiendo”, dijo con humor.