La recién creada Guardia Nacional se rige bajo los parámetros de diversos organismos internacionales para garantizar la promoción, fortalecimiento y defensa de los derechos humanos.

La Guardia Nacional se ajusta a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en esta materia y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en México (ONU-DH México), relacionadas con el empleo de la fuerza y armas de fuego.

El gobierno de AMLO adelantó que a partir de un acuerdo con ONU-DH, la nueva corporación tendrá asistencia técnica para el diseño de las capacitaciones y protocolos de actuación de su personal; mecanismos de participación ciudadana, transparencia y rendición de cuentas.

Se dijo que a partir de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, se consolidan las acciones y programas para garantizar la promoción, fortalecimiento y defensa de los derechos humanos.

Por lo que a partir de estos lineamientos, los integrantes de la Guardia Nacional serán “permanentemente” capacitados y estarán sujetos a estrictos estándares de evaluación y control de confianza.