Los embajadores de México en los países que conforman el Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), trabajan en la formación de un sistema regional de gestión migratoria para generar estrategias que detonen el desarrollo y frenen la migración.

“El trabajo es inmediato para que hondureños, guatemaltecos y salvadoreños se queden en sus países, que tengan oportunidades de contar con empleo y de vivir con tranquilidad”, dijo el embajador en Honduras, David Jiménez González.

Comentó que esta semana lo platicaron con el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, y con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, donde se establecieron los lineamientos para ponerlo en práctica y añadió que el jueves de la próxima semana será recibido por el presidente Juan Orlando Hernández.

Consideró que desde el punto de vista histórico y hasta la fecha, los países de la región centroamericana han tenido siempre con México, una relación muy estrecha y de participación en la solución de conflictos a través de la historia.

Por lo que se prevé que dentro de 45 días para dar resultados.