Hablar de Yolanda Vega Ochoa es sinónimo de lucha y superación, pues la joven muy pronto en su carrera se convirtió en una verdadera promesa del boxeo profesional.

Por: Joel Luna

Para ello cosechó grandes logros en el terreno amateur, donde conquistó, por primera vez en la historia de un peleador en Cajeme, la medalla de oro en Olimpiada Nacional, logro que la llevó a ser ganadora en su momento del Premio Municipal del Deporte, otorgado por la Asociación de Cronistas Deportivos de Cajeme (Acrodec).

“Pitayita” Vega trae el boxo en la sangre, ya que es hermana de José “Pitayito” Vega, otro de los llamados futuros ídolos del pugilismo mexicano.

La boxeadora combina tres profesiones: esposa y madre, boxeadora y abogada; las tres se unen para dar por resultado una mujer excepcional y de conducta intachable, arriba y abajo del cuadrilátero.

Yolanda Vega viene de salir de una dolora cirugía de hombro y está lista para volver a subir a los encordados, luego de soltar los brazos y medirse en un combate que realizó en meses pasados donde se desarrolló en Ciudad Obregón, una pelea de lucha contra el cáncer infantil.

Vega Ochoa vera acción el próximo 28 de junio ante la obregonense Monserrat García.

Hay que seguirla muy de cerca, ya que es una promesa que muy pronto nos dará satisfacciones a los aficionados al boxeo profesional.