De conquistar a sus contemporáneos y llenar sus conciertos con muje­res y amigos, Reik ahora ve sus shows repletos de un nuevo público mucho más joven, al que han lle­gado gracias a su incur­sión al urbano.

Con 15 años de tra­yectoria, a la agrupación le encanta reinventarse, algo que les ha funcio­nado para conquistar a familias enteras y no sólo quedarse con quienes los conocieron en sus inicios.

“Muchos de nuestros antiguos fans ya están casados, tienen hijos y compran discos de artis­tas que les gustan a ellos. Ahora vemos que al ha­ber crecido musicalmen­te, le llegamos a los hijos de quienes nos veían.

“Tuvimos un concierto en Cancún y con nosotros estaban los hijos de Bibi, que tienen 8 y 12 años. ¡Parecía guardería! An­tes se llenaba de nuestros amigos y fiesta; ahora eran niños y cada vez se ven más así las presen­taciones”, destacó en en­trevista Julio Ramírez, guitarrista acústico del grupo.

Tras probarse en te­mas como “Amigos con Derechos”, con Maluma, y “Me Niego”, con Ozuna y Wisin, ambos incluidos en su reciente disco Aho­ra, Reik sostiene que no tienen miedo a experi­mentar.

Como todo buen ado­lescente, la banda cree que a sus 15 años está en el mejor momento para innovar.

“Ahora somos inquie­tos. Decididos aprove­char esta oportunidad que nos está dando la vida porque nos tocó jus­to estar relevantes cuan­do se abrió el mundo lati­no de la música.

“Somos una banda que decididamente va a estar brincando de género en género por los próximos años, el tiempo que la gente nos permita hacer­lo”, añadió Jesús Nava­rro, vocalista del grupo.

Aunque sus cambios de sonido son recientes, los músicos, que se pre­sentarán en la Arena Ciudad de México el 23 de noviembre, asegura­ron que aceptar retos siempre ha sido parte de su naturaleza.